Inicio

9 de Febrero  2020

Domingo de Septuagesima

 

En el Iglesia Catolica, la Septuagésima es el período litúrgico de tres semanas que precede a la Cuaresma. Marca el inicio del tiempo de Carnaval, un tiempo de preparación a la Cuaresma, en el que se inicia la abstinencia de la carne en días laborables.1​
El domingo de Septuagésima cae el día 64° (9 semanas) antes de Pascua, y debe su nombre a una simplificación, que puede ser explicada históricamente: el primer domingo del tiempo de Carnaval al ser introducido en el calendario litúrgico fue el domingo de Quinquagesima (siglo VI). En el siglo VII se añadieron otros dos domingos, el primero, que cae casi sesenta días antes de la Pascua, fue llamado domingo de Sexagésima y el segundo de Septuagésima.
El domingo de Septuagésima puede caer del 18 de enero al 22 de febrero. El color litúrgico de este domingo es el morado. Es el tercer domingo antes del Miércoles de Ceniza.

La imagen representada, es porque el Evangelio de esta Fiesta, corresponde al de la Parabola del Dueño de la Viña, que va varias veces a la plaza a buscar trabajadores, y los envia a trabajar a su viña. Al finalizar la jornada, le pide al mayordomo que pague el jornal a cada trabajador, y algunos se inconforman porque, habiendo llegado temprano y trabajado todo el dia, les parece injusto que el Dueño de la Viña les pague a todos, por parejo, el mismo jornal… La explicacion es que a todos los que trabajan en la Viña del Señor, tendran el mismo jornal: la salvacion. Ese es el jornal que el Dueño de la Viña promete a todos los que, dejando todo, vayan a laborar a su finca diligentemente, Pero, el mismo Dueño de la Viña nos asegura que “muchos son llamados, pero, pocos los elegidos”

.

26 de Febrero 2020

Miercoles de Ceniza

Inicio de la Cuaresma. El Miercoles de ceniza, se cumple con el Sacramental de la Imposicion de la Ceniza, para recordarnos, en este tiempo de penitencia, que el hombre “solo es polvo,  y en polvo se convertira”. Esto para hacernos reflexionar que el mundo y sus pompas y placeres, son efimeros. Y que lo importante es ganar el cielo, a costa de penalidades, porque vivimos en un “valle de lagrimas”.

En esta fiesta, se debe tener ayuno y abstinencia. Ayunar es solo hacer un muy ligero tentempie en la mañana (o colacion), no comer nada hasta medio dia (con abstinencia de carne y/o comidas suculentas) y solo otra colacion en la cena.

Bienvenido a Bendita Eucaristia Radio
Powered by