Inicio

La Asunción, significa que María fue llevada a la gloria del cielo, no sólo con su alma, sino también con su cuerpo.

La Asunción de María fue declarada dogma (una verdad de fe revelada) de la Iglesia Católica por el Papa Pío XII en 1950 cuando proclamó, en un documento titulado “Munificentissimus Deus” lo siguiente:

“La Inmaculada Madre de Dios, la siempre Virgen María, habiendo completado el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma al cielo”.

Después de todo, ella nació de forma única, sin pecado original (inmaculada) y vivió “llena de gracia” (Lucas 1,28). Participó activamente en la victoria de Cristo sobre Satanás, el pecado y la muerte. Por lo tanto, si el Todopoderoso, reservo en un lugar, aún sin morir, al profeta Elías, si el Todopoderoso envió al Arcángel Miguel a luchar contra satanás por el cuerpo del Profeta Moisés (Judas 9), ¿cómo iba a permitir que el cuerpo de quien llevó al Hijo del Dios vivo encarnado en su seno, alcanzara la corrupción y decadencia en una tumba? !No lo permitiría!